El Cuarto Mono

El Cuarto Mono

El Cuarto Mono de J.D. Barker

Buen principio de semana a todos, ya tenemos más cerca las vacaciones, y para acompañar las vacaciones, nada mejor que un buen libro. Justo lo que vengo a recomendar.

Esta novela ha formado parte de la primera lectura conjunta en la que he participado, y la verdad, es que el libro se presta a comentarios, argumentaciones varias, interpretaciones y visiones que al ir comentando hace que se disfrute mucho más y se le saque más jugo si cabe.

J.D.Barker es un escritor estadounidense que aúna en sus novelas terror, suspense, crimen y misterio como ingredientes principales. El Cuarto Mono forma parte de una trilogía a la que se unen «La Quinta Víctima» y «La sexta trampa» todo muy ordenado: Cuarto, Quinta, Sexta…

La novela tiene una estructura que hace que te enganches desde el primer momento, es adictiva. Los capítulos son narrados por varias voces y siempre llegan al final en un punto álgido. En estos capítulos los protagonistas te van contando los hechos en primera persona, por lo que te vas poniendo en la piel de cada uno de ellos . Una de las voces que más disfruté es la del Cuarto Mono. Escrita en forma de diario, deja entrever una infancia en un momento concreto y con unos hechos brutales que te hace adentrarte en la demencia de este asesino tan particular.

En el Cuarto Mono tenemos al detective Sam Porter, volviendo a la carga después de un retiro forzado. Un hombre es atropellado por un autobús de forma accidental… o no, y todos los indicios apuntan a que se trata del Cuarto Mono. Famoso asesino en serie que tiene en vilo a la población. Sus atroces crímenes tienen como característica principal tres cajas con pocos días de diferencia. En la primera siempre aparece la oreja, en la segunda los ojos y por último, en la tercera caja blanca, aparece siempre la lengua de la víctima.

Esta presentación tan particular viene marcada por el título de la novela y nombre por el que se conoce al asesino y que tiene que ver con el templo japonés de Toshu-gu, en Nikko. Donde el primer mono se tapa los oídos; el segundo, los ojos; el tercero, la boca. Estos simpáticos monitos representan el proverbio «No escuches el mal, no veas el mal, no pronuncies el mal». El cuarto mono sería, «No hagas el mal»

Imagen del templo japonés de Toshu-gu (Nikko)

Pues bien, Sam y sus colegas Claire y Nash aunaran fuerzas con Watson para tratar de dejar con vida a la última víctima del Cuarto Mono, Emory. Ni más ni menos que la hija secreta de un multimillonario. En esta novela nada es lo que parece, hay giros constantes y la tensión te acompaña desde la primera página.

Desde mi humilde punto de vista este thriller psicológico me recuerda mucho a novelas como «El Psicoanalista» de Jhon Katzenbach, o al frenesí que he vivido de la mano de la colección de libros protagonizados por David Gurney, obra maestra del gran John Verdon.

Poco más tengo que añadir, ¿a qué esperas para hacerte con ella?

Como siempre podéis seguirme también en mi instagram y en mi perfil de Goodreads.

¡Nos vemos en el próximo libro!

Puntuación: 5 de 5.